Saltar al contenido

Preparando la papilla del bebé: consejos a tener en cuenta

Cuando el bebé empieza a ingerir comestibles sólidos (indicación dada alrededor del sexto mes, en la mayor parte de los casos), entra en escena otro cuidado de los padres: la preparación de la papilla. Algunos padres prefieren adquirir versiones listas, mas asimismo se puede preparar la papilla en casa, sin agobio. Si deseas preparar la papilla del bebé en casa, a continuación compartimos algunos consejos esenciales a tener en cuenta:

Utensilios ideales para bebés: tan esencial como tener las herramientas convenientes para preparar la papilla, es emplear las mejores piezas para servirle al bebé. En el caso de los platos, es mejor emplear las versiones de plástico. Además, los cubiertos de plástico son opciones interesantes, puesto que no se rompen (y probablemente van a ser lanzados múltiples veces al suelo por su hijo). En lo que se refiere al sillón o silla, preste atención a la seguridad, comodidad y sencillez de limpieza que ofrece la pieza.

Escoja las mejores herramientas y utensilios: una de las maneras más prácticas de preparar la avena en casa es usando máquinas de papilla, equipos que cocinan ingredientes a vapor y los mezclan velozmente. Mas asimismo puedes hacer lo mismo con sartenes y cubiertos. Otras herramientas esenciales son las vasijas para guardar la papilla. Lo idóneo es dar preferencia a las de vidrio y silicona, mas si utiliza plástico, asegúrese de que el recipiente está libre de BPA (ya que el BPA es dañino para la salud, singularmente para los más pequeños).

Escoja los mejores ingredientes: un consejo para darle a la papilla del bebé es emplear la próxima combinación de alimentos: verdura o bien legumbre, una alternativa de hidrato de carbono y otra de proteína. En los condimentos, lo idóneo es substituir la sal por opciones más saludables como cebolla. Recordando que las versiones orgánicas y biodinámicas de comestibles son las mejores opciones alternativas para la salud del pequeño.

Limpie bien los alimentos: antes de poner cualquier ingrediente en la olla para preparar la papilla, tenga cuidado de lavarlo realmente bien en agua corriente. A ciertos padres asimismo les agrada una limpieza más profunda (recomendada para frutas, verduras y legumbres), usando substancias con poder desinfectante. Para esto, utilice agua sanitaria (deje los comestibles en remojo a lo largo de unos quince minutos en una solución de agua con agua salina – con una cucharada de sopa de agua salina para cada litro de agua – y después lave bien los comestibles con agua corriente). Otra opción alternativa es lavar los comestibles con esponja y limpiador neutro.

Prefiera cocinar al vapor: los comestibles cocidos al vapor son buenos para las papillas, en tanto que quedan molinos (listos para amasar después) y conservan asimismo sus propiedades nutricionales. Otra alternativa es cocinar en la olla de presión, que asimismo lleva poco tiemp.

Preste atención a la temperatura: antes de servir la papilla al bebé, ponga siempre y en toda circunstancia coloque el alimento en el reverso de su mano. Lo idóneo es que el alimento esté tibio, mas no demasiado caliente. Por ende, asimismo hay que tener mucho cuidado con la calefacción en el el microondas, pues la papilla puede calentarse extremadamente.